15 de abril de 2018

AQUELLA TARDE ME PROPONIA CONQUISTARTE

Isla Mujeres, Cancun México.



Aquella tarde que fui a verte
lleno de esperanza e ilusión,
tome tu mano tibia entre las mías
sintiendo en mi ser gran ilusión.

Me mire en tus ojos un instante,
el sol caía, ya era tarde,
te dije tímido en un murmullo,
no escuchas que el amor toca? Abre.

De mi boca salio una frase
y presentí tu cruel rechazo,
te dije:  quieres ser mi novia?
y un no, me golpeo como un mazo.

Camine inseguro por la calle
convencido de mi fracaso,
no llore,  soy todo un hombre,
pero sentí un fuerte latigazo.

Aquella tarde que fui a verte
me proponía conquistarte,
hoy solo puedo decirte:
juro que voy a olvidarte.


Sandra Figueroa H.

2004

13 comentarios:

Alfa Fon-Amor dijo...

Poesía y sentimientos,abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Un hombre herido y muy sensible.
Buen poema.

Besos.

Maria Rosa dijo...


Los rechazos hacen daño, pero a veces es para bien. Un buen poema donde en el último verso queda abierta la puerta de la esperanza.

mariarosa

Rafa Hernández dijo...

Bonito poema, y es muy normal que trate de olvidarla; menudo palo con las buenas intenciones que tenía el hombre.

Besos Sandra.

ana dijo...

Muy bonita poesía. Al principio son unos dulces sentimientos y al final la desilusión y el olvido. Un abrazo Sandra.

Sandra Figueroa dijo...

Gracias por su visita y tan bellas palabras. saludos

Duarte dijo...

... y porque no lo hiciste? te estuve esperando... siempre.
El rechazo no es posible, en una persona como tu, de tan nobles sentimientos.
Abrazos de vida, querida amida, y, cuidasse mucho.

sakkarah dijo...

Qué duro es tener que olvidar y con que belleza tú lo describes...

Muy bonita poesía...

Muchos besos.

Marina-Emer dijo...

Gracias por tu gentil visita ...hermosos tus poemas...me gusta tu blog .
Un abrazo.

Lujan Fraix dijo...

Suele pasar... pero hay que arriesgarse a luchar por el amor.
Preciosos versos.
Un beso grande.

CRISTINA dijo...

Sandra, bella poesía llena de sentimientos. Cuando nos atrevemos a contemplar de frente nuestro fracasos, y desilusionen, nos permitirá crecer como personas, y así podremos aprender a vivir de una forma más creativa y auténticamente libre.
Un abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Me encanta mucho leerte y visitarte

Magdeli Valdés dijo...

Vivir de frente no es fácil...sopesar todo es saber vivir con lo que importa